Elaboración artesanal (continuación)

La preparación de las pieles, normalmente  de cabrito, cordero y conejo, se inicia sometiéndolas a un proceso de curación con cal (en agua) durante 15 o 20 días para limpiarlas de adherencias y eliminar con facilidad el pelaje. Posteriormente las lavan con abundante agua para quitar los restos de cal e impedir que se piquen y se raspan con una espátula  para quitar el pelo.

Preparadas las pieles se sujeta el carrizo a la piel, con cuerda y se fija la piel, también con cuerdas al recipiente de barro.

Existen diversos tamaños de zambombas que varían según los lugares. En la provincia de Granada, por ejemplo, se realizan de varios tamaños que reciben nombres diferentes: caracolillo, menúo, zambuque, macetilla, torneá y tenor.